mi hijo no aprende a leer ¿que hago?

Si estás preocupada porque tu hijo no aprende a leer, quizás te tranquilice saber que, aunque en España de manera oficial se enseña a leer con 6 años, muchos niños/as no lo hacen correctamente hasta bastante tiempo después.

Entre los 3 y los 5 años, en la edad preescolar, lo normal es que los niños se vayan aproximando a la lectura desde el juego. En esta edad se puede aprender a coger el lápiz para hacer trazos, ir conociendo algunas letras y familiarizarse con las palabras. Todo ello les va preparando para aprender a leer y escribir posteriormente.

hacer trazos para aprender a escribir

En la actualidad existen diferentes corrientes pedagógicas que abogan por el retraso en el comienzo del aprendizaje de la lectura hasta después de los 6 años (especialmente la corriente escandinava) y su implantación progresiva hasta los 12 en función del desarrollo de cada niño.

El problema es que la mayoría de los colegios en España basan el aprendizaje en las mismas normas para todos los niños independientemente de su nivel de desarrollo del área del lenguaje, emocional y psicomotor.

La respuesta es, cuando están preparados para ello. Aunque de manera estándar se considera que los 6 años es una edad en la que los niños presentan la madurez suficiente para aprender a leer, hay niños que aún no están preparados y eso no significa que vayan a tener problemas de aprendizaje.

Para que un niño aprenda a leer de manera efectiva primero deben darse estas tres circunstancias a la vez:

1.) Manejo del lenguaje y nivel de vocabulario suficiente.

Primero debe tener una adecuada comprensión oral, lo que supone haber adquirido un vocabulario de cierta amplitud y saber pronunciar y reconocer las letras y sílabas escritas.

mi hija no aprende a leer

2.) Desarrollo psicomotor adecuado.

Debe tener control y coordinación de sus movimientos. Primero control de su movilidad gruesa (movimientos amplios) y después control de movimientos finos como puede ser el rastreo visual necesario para la lectura. También debe tener capacidad para mantenerse concentrado y quieto.

3.) Motivación continuada en el tiempo

Ya que la tarea de aprender a leer conlleva trabajo y esfuerzo por parte del niño,  a veces es necesario “ayudarle” y darle un empujón cuando se enfrenta con dificultades durante el proceso.

Si tu hijo no aprende a leer quizás sea porque algo falla en alguna de estas tres áreas.

Problemas para aprender a leer

Algunas de las causas que pueden estar causando los problemas de aprendizaje en el proceso de lectura de tu hijo son:

  • TDAH

Si tu hijo o hija no controla la necesidad de moverse y tiene problemas para centrar la atención puede que sufra de Trastorno por déficit de atención. Esta sería una causa que explicaría la dificultad en el aprendizaje de la lectura.

Si observas síntomas compatibles con el Tdah es un buen momento para consultar con el pediatra o terapeuta ocupacional.

  • Problemas de visión:

como pueden ser la miopía, la hipermetropía, estrabismo  o problemas para seguir las líneas de los libros sin saltos, es decir, problemas de coordinación ocular. Un oftalmólogo podrá orientarte a este respecto.

  • Problemas de audición:

que estén dificultando al niño su propia escucha en voz alta cuando lee o cuando los demás le leen. Puede ser realmente frustrante para el niño y provocarle rechazo a la lectura.

Para poder seguir la dirección adecuada de las frases y las silabas. es importante tener una buena orientación espacial, entender los conceptos de arriba y abajo. Tener clara la propia posición corporal en el espacio. Si tu hijo presenta problemas de orientación espacial puede ser el momento para consultar a un fisioterapeuta neurológico o terapeuta ocupacional infantil.

  • Problemas de motivación:

Pueden bloquear al niño/a al sentir demasiada presión por parte del entorno para aprender a leer sin equivocarse.

Bajar “el pistón” en nuestras expectativas sobre los niños puede ayudar. Utilizar un sistema de aprendizaje de lectura adecuado al nivel madurativo del menor es importante, así como proponer lecturas adecuadas para su edad e intereses.

  • Problemas de pronunciación (dislalia)

o problemas de conexión de las letras a sus sonidos correctos (dislexia).

problemas para aprender a leer dislexia

El logopeda es el especialista adecuado para ayudarte si esta es la causa de los problemas para aprender a leer.

  • Falta de vocabulario y comprensión del lenguaje:

si el niño/a no tiene el suficiente vocabulario o su lenguaje está muy poco maduro, tendrá muchas dificultades para aprender a leer.

A veces esto se produce porque existe un retraso en el lenguaje que la mayor parte de las veces se corrige solo pero que al que hay que estar atento por si fuera provocado por alguna otra causa.

Además de estas causas, puede haber otras que estén limitando la capacidad del niño para aprender a leer, por lo que como madre o padre debes estar atenta y llevar a tu hijo a un especialista para evitar futuros problemas de aprendizaje más graves.

¿Cómo puedes ayudar a tu hijo a aprender a leer?

Si no existe ningún  problema concreto que tenga que ser tratado por un especialista, siempre habrá acciones que tu puedas hacer en casa para acompañar a tu hijo en el proceso de aprender a leer.

  • Enseñarle las letras, su forma y sonido y que las vaya practicando a través de trazos, arcillas u otros materiales. Si consigue aprender algunas letras y leer algunas palabras se motivará rápidamente para seguir aprendiendo.
  • No fuerces demasiado pero no lo dejes. Insiste en el proceso y enseña a tu hijo que el esfuerzo merece la pena. Motívale en lugar de regañarle.
  • Lee a tu hijo en voz alta y haz hincapié en los sonidos de las letras y sus formas (puedes dibujar letras en su espalda y jugar a adivinarlas, no es tan fácil como parece…;=)

como puedes ayudar a tu hijo a aprender a leer

  • Busca lecturas adecuadas, que le gusten, con dibujos y fomentando la repetición y la rima.
  • Puedes introducir palabras cortas, fáciles de retener y que visualmente y/ fonéticamente sean fácilmente identificables. Puedes utilizar tarjetas de memoria para ello.
  • Utiliza palabras que tengan silabas en común para que el niño o la niña identifique que se leen igual, aunque pertenezcan a palabras distintas.
  • Poco a poco asegúrate de que va comprendiendo lo que va leyendo porque si no lo comprende no lo disfrutará y le costará más practicar.

Juegos para aprender a leer en familia

que ayudan a trabajar los aspectos clave del proceso de lectura entre los 3 y los 10 años.

En cada juego, encontrareis la edad para la que está pensado, en qué consiste y qué áreas o aspectos del proceso de aprendizaje trabajamos a través de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This