fisioterapia para niños con sindrome de down

Hoy en día nadie duda de la importancia de la fisioterapia para niños con Síndrome de Down. Especialmente en atención temprana ya que estos niños además de poder presentar afecciones orgánicas como cardiopatías, alteraciones digestivas o hipotiroidismo, también muestran un retraso caractéristico en el desarrollo psicomotor.

De qué se trata el Síndrome de Down

Debe quedar claro que el Síndrome de Down no es una enfermedad si no una alteración genética que se produce por la presencia de un cromosoma extra (el cromosoma es la estructura que contiene el ADN) o una parte de él.

Las células del cuerpo humano tienen 46 cromosomas distribuidos en 23 pares. Las personas con síndrome de Down tienen tres cromosomas en el par 21 en lugar de los dos que existen habitualmente; por eso, este síndrome también se conoce como trisomía 21

En qué puede ayudar la fisioterapia a un niño con Síndrome de Down

La intervención desde la Fisioterapia en un niño con Síndrome de Down será personalizada y única para cada caso. Y en colaboración con otros profesionales como: logopedas, terapeutas ocupacionales, psicólogos, profesores…

De manera generalizada, el fisioterapeuta ayuda en:

  • La hipotonía muscular y movimiento articular: aumentando el tono muscular y estabilización articular para facilitar su desarrollo psicomotor a nivel general.
  • Los músculos de la mandíbula y la lengua también suelen ser más débiles. Favorecemos el aumento de tono y coordinación de los músculos orofaciales y la lengua, para lograr una buena alimentación y la expresión de palabras.
  • Lograr hitos de desarrollo propios de su edad.
  • Evitar infecciones respiratorias: aumentando la fuerza y coordinación muscular necesaria para expulsar la mucosidad en procesos infecciosos.
  • Lograr un buen control postural y de equilibrio en todas las fases de su desarrollo psicomotor.
  • Favorecer una buena postura para las actividades del día a día: comer, vestirse, pintar…
  • Facilitar el desarrollo de una manipulación fina funcional.
  • Facilitar su desarrollo cognitivo en los primeros meses del desarrollo mediante juegos que les motiven.
  • Apoyar a las familias en dudas y miedos que puedan surgir.
  • Evitar el sedentarismo ofreciendo actividades físicas llamativas.
  • La actividad física que se genera en las sesiones, hace mejorar el nivel de motivación, atención, memoria y comunicación.

Cómo tratar el abombamiento del abdomen o diástasis abdominal en niños

hipotonia abdominal bebe

 

Este signo aparece con frecuencia en los niños con Síndrome de Down.

Cómo consecuencia de la hipotonía, el abdomen y/u ombligo pueden observarse abombados cuando nacen. Esto se debe a que los músculos abdominales presentan debilidad ya que existe una separación entre los rectos del abdomen. En general se percibe una falta de tono en toda la faja abdominal y musculatura de la zona lumbar y pélvis.

Pues bien, es muy importante trabajar estas zonas para:

  • El correcto funcionamiento del aparato digestivo, favoreciendo la digestión y la excreción de desechos: evita el estreñimiento principalmente y favorece la micción.
  • Lograr una postura estable para la ejecución de actividades cómo, la marcha, el volteo, la puesta en pie… En definitiva para el desarrollo psicomotor del niño con síndrome de down.
  • Favorecer un buen patrón respiratorio para provocar una tos efectiva y expulsar los mocos en un resfriado o infección.

 Existirán algunos momentos en los que se deban realizar ejercicios específicos como los aplicados en la Terapia Vojta , para mejorar la estabilidad y beneficiar el desarrollo psicomotor del niño/a.

El apoyo entre familias en la misma situación es fundamental

Pixabay

El ser humano es un ser social por naturaleza. Y esas relaciones sociales son más estrechas cuando tenemos cosas en común que compartir.

Es decir, cuando una mujer está embarazada resulta muy gratificante relacionarse con otras mujeres que también lo están, porque están pasando momentos muy parecidos y pueden compartir y sentirse parte de un colectivo en el que se habla de los mismos intereses.

Cuando nace un bebé pasa exactamente lo mismo, y más aún, si tu hijo es prematuro o tiene un retraso en el desarrollo, o bien, tiene Síndrome de Down.

Es muy recomendable juntarse con otras familias o profesionales para resolver dudas que podemos tener y compartir nuestros miedos e inquietudes.

“Cuando una familia recibe el diagnóstico de que su hijo tiene o puede tener síndrome de Down se produce una reacción muy intensa a nivel emocional cargada de incertidumbres. Los profesionales pueden dar respuesta a algunas dudas de la familia pero en ese momento necesitan apoyo desde la igualdad, conocer otras familias que hayan pasado por un proceso parecido y que pueda aportarles comprensión y seguridad para afrontar esa etapa tan difícil”

Extracto del Programa Familias Escucha-Down España.

La importancia de la intervención terapéutica integral

Esta alteración produce en cada persona un desarrollo motor, cognitivo y de comunicación muy variable. Las personas con síndrome de Down muestran algunas características comunes pero cada individuo es singular, con una apariencia, personalidad y habilidades únicas.

Así que la intervención deberá entenderse desde la globalidad del niño. Ha de ser planificada por un equipo de profesionales de manera transdisciplinar (Fisioterapia, Logopedia, Psicomotricidad, Terapia Ocupacional…).

La estimulación temprana en bebés con Síndrome de Down

Como ya sabemos, es fundamental la estimulación temprana en estos niños así que es conveniente informarse de cómo solicitar una plaza de Atención Temprana pública en vuestra comunidad, para que el inicio de la terapia sea lo antes posible.

En el caso en que la plaza pública se demore, lo recomendable es que busquéis un Centro privado de Atención Temprana, ya que los primeros meses son muy importantes para el bebé y la familia.

“Los padres son la pieza clave para lograr el máximo desarrollo de su hijo, su bienestar y su autonomía, por lo que deben informarse, formarse y ser apoyados”.

Así que será importante incluir en el programa de rehabilitación y estimulación temprana a la familia. Y atender las condiciones físicas, sensoriales y psíquicas de cada niño con Síndrome de Down.

Los estudios realizados ofrecen diversidad de datos que alientan respecto a la capacidad de estos niños para desarrollarse si se les trata adecuadamente:

  • Los niños estimulados adquieren niveles de desarrollo más altos.
  • Los niños estimulados adquieren los hitos del desarrollo a edades más tempranas.
  • A lo largo de los años, los niños estimulados mantienen un nivel más alto y estable en su cociente de desarrollo o coeficiente intelectual, sufriendo un declive menor que en el caso de los niños sin estimular.

Pero ante todo, es preciso que los padres confíen en su capacidad de acompañar a su hijo, que confíen en su hijo, que avanzará a su propio ritmo, pero que avanzará con seguridad. 

Un niño con discapacidad es ante todo un niño, que necesita ser muy amado y apoyado, y que tiene mucho que aportar a su alrededor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This
Abrir chat