actividades estimulación lenguaje oral

Una de las mejores actividades de estimulación del lenguaje oral que existen son los cuentos.

La lectura de cuentos favorece la interacción y el vinculo entre padres e hijos.

A través de ellos el niño aprende sobre el mundo que le rodea:  nuevos objetos, animales, transportes, prendas de vestir y millones de cosas más.

Es una herramienta fantástica para aumentar el vocabulario infantil y además permiten una mejor comunicación del niño con su entorno.

La edad del niño y su nivel de desarrollo cognitivo determinan objetivos diferentes en el uso de los cuentos para aprender el lenguaje.

En los niños más pequeños, aunque no sepan leer, es muy importante realizar imitación de los sonidos asociados a los dibujos de los cuentos y a las palabras que los definen.

Una buena manera de introducirles en el lenguaje oral es que señalen los dibujos que aparecen en los cuentos y nombren de manera aproximada o con sonidos vocálicos todo lo que ven en las imágenes o incluso lo que se imaginan. 

En la estimulación del habla de los niños de 2 años se puede hacer uso de cuentos que tengan imágenes grandes y coloridas que llamen la atención del niño con lo que podemos estimular el proceso de imitación de sonidos de animales, sonidos de medios de transporte e incluso de algunos elementos del hogar (el ruido del timbre de la puerta por ejemplo).

Las onomatopeyas forman parte de los juegos para ayudar a tu peque a empezar a hablar.

De esta forma aumentamos el vocabulario del niño a la vez que fomentamos los periodos de atención más largos.  

imitación sonidos en los cuentos
Imitación sonidos

Repetir el cuento para fijar el aprendizaje

A los niños de estas edades les gusta repetir el mismo cuento en reiteradas ocasiones, lo que estimula el lenguaje oral a través de la fijación.

También permite inducir la correcta pronunciación de palabras y la enumeración de características de los objetos, animales, personas y de diferentes acciones.

Estimulación del lenguaje oral por repetición

Fomentar la pronunciación

Con los niños de dos a cuatro años hay que propiciar la pronunciación de las palabras de acuerdo con los objetos que ve y conseguir que verbalice las palabras.

Al principio lo hará de manera aproximada y con ayuda de un adulto. Con el tiempo lo hará solo.

Es en este momento cuando se debe fomentar que sea el niño quien cuente el cuento al adulto.

Esto tiene múltiples beneficios en el proceso de estimulación del lenguaje ORAL ya que:

  • favorece el contacto ocular
  • el manejo de turnos en las conversaciones.
  • la repetición y aumento de palabras en el vocabulario del niño.
pronunciación adecuada
Fomentar la pronunciación

Incentivar la construcción de frases sencillas

A través de lo que va sucediendo en el cuento podemos hacer que el niño comience a construir frases de una o dos palabras con producciones orales aproximadas.

Una manera de fomentarlo es que el adulto realice una serie de preguntas como:

 ¿qué hacen?, ¿a dónde van?, ¿qué dicen?, ¿dónde están?, ¿qué sucede primero?, ¿qué pasará después?…

Haz preguntas abiertas

Después en los cinco años podemos incluir textos cortos para iniciar al proceso de lectoescritura y se pueden provocar más intervenciones del habla en el niño que estimulen su lenguaje.

Es bueno que comente todo lo que ve en las imágenes induciendo a la pronunciación de acciones y verbos.

Podemos dejar frases en suspenso para que las complete.

“Y ahora Juanito…”

Otra forma es hacer preguntas abiertas sobre lo que está pasando o lo que pasará después, por ejemplo, al cambiar de página;

¿ Y ahora qué pasa?

Una manera muy divertida de incitarles a hablar es inventar partes del cuento para que el niño nos corrija.

Podemos hacer comentarios preguntando para estimular las diferentes opiniones del niño.

 

e incluso podríamos añadir variantes a la historia haciendo comentarios como:  

“¿Qué habría pasado si…?”

hacer preguntas para estimular el lenguaje oral
Las preguntas abiertas fomentan el lenguaje

Convierte la lectura del cuento en una rutina diaria

Cuando el niño ya reconoce las letras e inicia la lectura es bueno dejarles para que pronuncie algunas de las palabras que conozca.

Puede ir intercalando  oraciones, es decir, una la lee el adulto, la siguiente el niño y que se convierta en algo satisfactorio y divertido para ambos.

Es importante convertir la lectura del cuento en una rutina diaria para estimular el desarrollo del lenguaje del niño, pero es además un tiempo de calidad para compartir e interactuar, y una forma de incentivar en el peque el gusto por la lectura que le durará toda la vida y que siempre te agradecerá.

 

haz de la lectura del cuento una rutina
Crea rutinas de lectura

Por último, los cuentos son solo una de las múltiples formas en las que ayudar al desarrollo del habla en un niño.

Recuerda que si te preocupa que tu hijo no hable o tenga problemas para hacerlo adecuadamente puedes consultar con tu logopeda infantil que te ayudará en el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This