TERAPIA OCUPACIONAL EN NIÑOS

Este post del blog lo queremos dedicar a explicar en qué consiste parte de nuestro trabajo, desde nuestra experiencia y nuestras vivencias, desde todo aquello que nos mueve y nos preocupa. El post de hoy va dedicado a la terapia ocupacional infantil.

Sabemos, que algunas veces las especialidades que tenemos son “desconocidas” y que a veces es difícil entender o saber en qué aspectos podemos ayudar como terapeutas especialistas en infancia. Más de uno de nuestros lectores se preguntará… ¿qué hace exactamente un terapeuta ocupacional en infancia? Voy a tratar de explicároslo desde mis experiencias con los pacientes.

DEFINIENDO LA TERAPIA OCUPACIONAL INFANTIL

Para empezar voy a dar un par de definiciones, porque el nacimiento de esta profesión y su bautismo como Terapia Ocupacional radican en algunos importantes conceptos como la ocupación. La ocupación se podría definir como las actividades que tienen un significado único y un propósito en la vida de la persona. Cuando un terapeuta ocupacional infantil se plantea seleccionar ocupaciones para su trabajo, tiene en cuenta una serie de criterios importantes:

  • Que sea coherente con cada etapa de desarrollo Que sea coherente con cada etapa de desarrollo
  • Debe respetar los intereses individuales, gustos y preferencias de la persona
  • Que tenga potencial terapéutico, es decir que sea posibilitadora de cambio
  • Que se pueda graduar o adaptar

Está comprobado, que la selección de estas actividades significativas facilita la adherencia al tratamiento y fortalece la identidad personal, generando además un incremento de la motivación.

En Terapia Ocupacional se interviene por lo tanto, en cualquier actividad, con el fin de lograr la independencia de la persona.

Os dejamos un video llamado “Moments” (Momentos). En él vemos todo tipo de actividades cotidianas, que realizamos diariamente de manera automática. En algunas circunstancias pueden verse afectadas, y es cuando el terapeuta ocupacional podrá ayudarnos a conseguir su ejecución.

La selección de actividades significativas sobre las que trabajar fortalecen la identidad personal y generan un incremento de la motivación.

LA TERAPIA OCUPACIONAL INFANTIL DESDE VARIOS ENFOQUES

La experiencia me ha demostrado que estos aspectos antes descritos son importantísimos. Cualquier actividad u objetivo propuesto debe ser significativo para la persona, además de motivante porque si no… no conseguimos nada. Os voy a explicar un poco esto desde el trabajo que he llevado a cabo con algunos pequeñajos con diferentes perfiles.

TERAPIA OCUPACIONAL INFANTIL CUANDO FALTA UNA EXTREMIDAD SUPERIOR

J nació sin una de sus manos. durante la gestación se produjo una cosa llamada agenesia que resulta ser que una parte del cuerpo no se desarrolla, en este caso, la mano derecha. J llegó a mi vida hace unos cinco años (era un renacuajo, ahora ya son 9 los que tiene) y a pesar de ser tan pequeño me encontré a un niño decidido y que no se rendía en los intentos por hacer cosas nuevas.

Ningún aspecto suponía para él un obstáculo, intentaba las cosas de varias maneras hasta que encontraba la forma de conseguirlas. Pero ya sabéis que conforme vamos creciendo, las cosas que tocamos o manipulamos son más y más pequeñas y aquí es cuando decidieron visitar a la terapeuta ocupacional infantil. J necesitaba una pequeña ayuda en sus actividades de la vida diaria porque cosas tan sencillas como ponerse un calcetín, abrocharse una cremallera, beber de un vaso… teniendo solo una mano, se complican a cualquiera.

Así empezamos a trabajar, superando poco a poco las diferentes situaciones que nos íbamos encontrando y siguiendo los ítems del desarrollo que por edad le tocaban, y J a día de hoy es un niño autónomo. Ha conseguido funcionalidad en su “mano pequeña” como él la llama y se viste con soltura: se abrocha los botones, se ata los cordones. Durante las comidas, se maneja bien con la cuchara, el cuchillo (lo hemos debido de adaptar), el tenedor y el vaso. Juega a cualquier cosa que se le antoja, y le encanta hacer unas construcciones de Lego bastante complicadas.

De un tiempo a esta parte y dado que está creciendo muy, muy rápido estamos trabajando mucho sobre la simetría de su postura y la fuerza. Tenemos también un frente abierto, tratando de adaptar el manillar de la bici, para que pueda manejarla con los dos brazos porque, aunque J tiene una funcionalidad tremenda, le cuesta mucho mantener la fuerza de agarre durante tiempo.

El trabajo sobre la función y el fomento de la independencia son la base de nuestro trabajo.

ABORDAJE EN PARÁLISIS CEREBRAL INFANTIL

O. es un niño de 3 años que nació con una dificultad motora, parálisis cerebral infantil. No se ha rendido nunca en el proceso de aprender a moverse de manera autónoma y ya corre que se las pela. La terapia ocupacional en parálisis cerebral infantil, la podemos abordar desde diferentes enfoques buscando como objetivo el aumento de la funcionalidad e independencia del pequeño O.

Su mayor deseo y el de sus padres era caminar, y hemos puesto todo nuestro empeño desde que acude al centro de terapia ocupacional infantil. Trabajando a través de la función y facilitándole a través de la modificación del entorno el que pudiera gradualmente ir alcanzando metas más complejas, después de un año de trabajo, O. es autónomo en sus desplazamientos y se pone de pie desde cualquier sitio.

Como terapeuta ocupacional infantil, el trabajo se basa en descomponer las actividades en pequeñas partes, para ver en cuál de ellas hay dificultad. Con O. además de la dificultad de movimiento, observamos que para él era complicado gestionar los estímulos que llegaban al sistema vestibular (relacionado con el equilibrio) y trabajamos sobre la integración de estos. Así, combinando todos estos aspectos, ha conseguido el objetivo de caminar en muy poco tiempo.

Descomponer las actividades en pequeñas partes, facilita el análisis y el alcance de los objetivos

INTERVENCIÓN DESDE TERAPIA OCUPACIONAL EN AUTISMO

También realizamos terapia ocupacional en autismo infantil. Os cuento la historia de T. un niño de 3 años que, tras meses de trabajo, encontró placer en su movimiento, en la manipulación de objetos y en comer.

Para muchos de nosotros, comer es una actividad super placentera, pero hay algunas personas a las que no les agrada. Gestionar ciertas texturas, sabores, olores o consistencias les resulta muy desagradable. Eso ocurría con T. que le encantaban los purés, pero cuando le ofrecían algún alimento sólido, lo rechazaba.

Empezamos a trabajar a través de la experiencia, tocando mucho, jugando mucho a probar y a la vez ofreciéndole a T. un ambiente agradable (mucha preparación previa con hamacas, abrazos y hacer el gusano, porque todos estos son estímulos con alta carga propioceptiva y le ayudaban a después gestionar mejor el momento de la comida). Y así, poco a poco, se fue animando a probar más y más cosas, cocinadas de diferentes maneras y servidas de diferentes formas también.

Desde terapia ocupacional infantil, también intervenimos sobre la alimentación, ayudando a que esta actividad sea lo más placentera y normalizada posible.

Trabajar a través de la experiencia… de la manera más parecida posible a la realidad cotidiana.

TERAPIA OCUPACIONAL EN PROBLEMAS DE APRENDIZAJE

A. es una niña de 9 años con dificultades de aprendizaje. Acudió al centro de terapia ocupacional infantil y durante la valoración observamos inmadurez en su esquema corporal, dificultades en el equilibrio y lateralidad cruzada, que explicaban por qué le costaba tanto leer y escribir.

Nos pusimos manos a la obra a trabajar tanto en el centro, en casa y en la academia de refuerzo escolar a la que acudía, trabajando sobre estos aspectos que asientan la base de un adecuado aprendizaje y además adaptando el abordaje de los diferentes desafíos académicos que se le proponían. Tras este trabajo conjunto, observamos una mejoría en A., tanto en aspectos motores como en su rendimiento académico y además ahora le gusta mucho estudiar y aprender nuevas cosas.

Trabajo en equipo, intervención desde diferentes puntos de vista, abordaje global según las características de cada niño

PERO… ¿Y DE CUANTO TIEMPO DE INTERVENCION ESTAMOS HABLANDO?

La respuesta es compleja. Depende del caso, de lo que las dificultades que presenta interfieran en su día a día… depende de muchos factores.

De lo que sí estamos seguras, es que trabajando teniendo en cuenta las siguientes claves, conseguimos cambios en el funcionamiento de los niños:

  • La intervención debe ser realista y coherente con el momento en el que se encuentra el niño.
  • Debemos respetar los intereses individuales, gustos y preferencias de los niños.
  • Debe suponer el desafío justo: ni muy fácil, ni muy difícil; para que tenga potencial terapéutico y produzca cambio.
  • Debe poderse graduar o adaptar de acuerdo a las características individuales.
  • No rendirse y sentirse a gusto con lo que se hace. Si algo creemos que no funciona, cambiémoslo.

Os invitamos a conocer mas a fondo lo que hacemos. Tenéis las puertas de Espacio Terapéutico Gaia abiertas, y la sala de terapia ocupacional infantil disponible para que la conozcáis.

Además, podéis hacernos cualquier consulta a través de nuestro formulario de contacto e inscribiros en nuestro blog y nuestro canal youtube.

Os dejamos un vídeo a continuación como resumen de la entrada de hoy.

Abrir chat