CABECERA DIFICULTADES APRENDIZAJE ESCRITURA

Las dificultades de aprendizaje en la escritura pueden ser debidas a problemas en el desarrollo de las destrezas manipulativas del niño.

Aprender a escribir es una tarea compleja. Requiere una combinación de planeamiento motor (qué tiene que mover y cómo, cómo debe mantener su postura para poder utilizar el brazo que escribe, como debe coordinar el movimiento de sus ojos), funciones ejecutivas (descodificar los sonidos en letras, organizar en el papel lo que escribe, dividir la atención entre las diferentes tareas…),y destrezas cognitivas.

Con el paso del tiempo, esta actividad acaba siendo automatizada, al igual que montar en bici.

Analizamos cómo es el desarrollo normal en el aprendizaje de la escritura y cúales son los principales problemas que presentan los niños cuado aprenden a escribir.

Desarrollo de las habilidades manipulativas

A la hora de aprender a escribir hacen falta diversos componentes. Algunos motores, otros perceptivos, otros cognitivos. Vamos a centrarnos en uno de los componentes motores más importante, que es el agarre del lápiz.

destreza manipulativa desarrollo por edades

Figura 1: Desarrollo motor en el agarre correcto del lápiz

Casi nunca recordamos el momento en que nuestros hijos empiezan a coger objetos  y manipularlos. Sin embargo, es un momento crucial en su desarrollo motor.

Las destrezas manipulativas incluyen alcance, agarre y manipulación de objetos. También el uso de objetos como instrumentos  (lápices, tijeras…).

En edad escolar es fácil observar el adecuado desarrollo de estas habilidades pero es importante detectarlo en edades más tempranas ya que es uno de los requisitos imprescindibles para un buen desarrollo de la escritura.

Las  habilidades motoras finas  (como el agarre) se desarrollan desde el vientre materno.

stockvault-xray-baby-in-stomach131027-reducida

Figura 2: Feto en vientre materno,  primer desarrollo habilidades motoras

El niño coge su cordón umbilical, mueve los deditos, se los lleva a la boca… Y una vez nacido empiezan las etapas del desarrollo de las habilidades manipulativas necesarias para escribir.

Etapas del desarrollo en el aprendizaje de la escritura 


  • 0-4 meses

Tu bebé moverá los brazos en dirección a estímulos visuales u objetos. El control de derecha e izquierda será el mismo, no debe haber todavía una preferencia clara.

Empieza también a coordinar los ojos con la cabeza, que será un elemento necesario para la coordinación óculo-manual.

Cogerá objetos con ambas manos en el centro de su cuerpo. Esta presa es refleja, por lo tanto le será difícil soltar objetos voluntariamente.

  • 4-12 meses

Aparecen los movimientos voluntarios y el niño empezara a coger objetos primero desde un lado y después cruzando el centro de su cuerpo.

Se pasará objetos de una mano a otra. Mas o menos a los 12 meses, será capaz de coger un objeto entre pulgar e índice.

Los ojos y la cabeza los mueve coordinadamente arriba y abajo, esto le permitirá localizar visualmente un objeto y alcanzarlo con la mano

¡Un gran trabajo de planeamiento motor en este periodo!

  • 1 a 2 años

El movimiento de la extremidad superior se caracteriza por ser un movimiento global.

En torno a los 2 años, comenzamos a ver un uso preferente de una de las manos, aunque esta dominancia manual aun no estará establecida.

Será capaz de mover algunos dedos independientemente de los otros: empezará a señalar o a decir su edad.

Cuando coja alguna pintura, realizará movimientos con todo el brazo y la presa será global, con toda la mano, con el pulgar arriba.

  • 2 a 3 años

Tendrá control de equilibrio a nivel del tronco. Cuando use su extremidad superior, observaremos más movimiento a nivel del codo.

Será capaz de realizar actividades bimanuales (una sujeta y la otra se mueve). Cuando pinte, cogerá la pintura con todos sus dedos apuntando al papel.

Empezará a imitar los dibujos de figuras geométricas, después de ver como se hacen.

  • 3 a 4 años

Tu hijo ya tiene una preferencia clara por el uso de una de sus manos, aunque aún le verás cambiar alguna que otra vez, sobretodo porque aún se cansa pronto. Normalmente cuando dibuje, optará por su mano preferente.

A los 4 años ya cogerá el lápiz con una presa en trípode, algo inmadura pero que ya se acerca a la presa más común de la escritura.

Será capaz de usar las tijeras también, pero en una sola dirección (es decir, que para recortar tendrá que mover el papel).

  • 4 a 5 años

Aumentan los movimientos de dedos y muñeca de manera más fluida. La preferencia manual ya es mas consistente, por lo tanto se vera mayor destreza en la mano dominante.

Será capaz de pintar sin salirse, recortar orientando las tijeras y no el papel.

  • 5 a 6 años

La dominancia manual ya está definida. Una mano será la dominante y la otra la asistente. Observaremos los movimientos mucho más espontáneos, fluidos y automáticos.

La escritura empieza a ser más pequeña, continua y fluida, esto indica una gran dominancia manipulativa

¿Por qué es importante todo esto? Porque estas primeras etapas van a permitir que la manera en la que los niños cojan el lápiz, sea lo más eficaz posible.


Requisitos para aprender a escribir correctamente

Es preciso que para tener una escritura óptima, se den una serie de requisitos relacionados con el movimiento, la postura y el equilibrio.

  • Coordinación óculo-manual: por un lado, necesitamos que los ojos y la cabeza se coordinen para,  por ejemplo cambiar rápidamente la mirada del papel a la pizarra y no perdernos. Y por otro, que los ojos y la mano vayan a la par, para que la escritura sea precisa.
  • Estabilidad y equilibrio del tronco: para que los brazos y manos se puedan mover con libertad mientras escribimos, necesitamos un tronco activo, en el que la musculatura abdominal y la de la espalda trabajen coordinadamente.
  • Cruce de la línea media: es preciso que podamos cruzar con nuestra mano la parte central del cuerpo y realizar los mismos movimientos en ambos lados.
  • Pinza terminal y movimientos disociados: es necesaria la capacidad de mover dedos y articulaciones del brazo a nuestro antojo, combinar diferentes posiciones y movimientos sin que aparezca fatiga.
  • Uso bimanual: la coordinación entre nuestras dos extremidades es necesaria, por ejemplo, necesitamos que a la vez que una mano escriba, la otra sujete el papel.

Una de las preocupaciones asociadas a las dificultades de aprendizaje en la escritura, es saber si nuestros hijos están cogiendo bien el lápiz.

Existe una manera ídeal de coger el lápiz, si bien es cierto que algunas variantes son aceptadas también como eficaces.

Algunos estudios indican que los diferentes tipos de agarres no influyen en la fuerza de prensión y movimiento, lo que sí alteran es la legibilidad (forma de la letra) y la velocidad de ejecución.

Cuando esto se encuentre alterado, es cuando conviene intervenir para modificar estos patrones.

Manera de coger bien el lápiz

  • Se coge con la punta de los dedos, permitiendo movimientos muy finos. La fuerza debe ser la justa que permita la sujeción y manejo del lápiz, ¡esta es la parte difícil!
  • Los dedos que agarran el lápiz son el pulgar e índice y este descansa sobre el corazón.
  • El anular y meñique se flexionan hacia la palma, para dar estabilidad. Digamos que tenemos que ver a todos los dedos como en posición de abanico.

lectoescritura-foto2

Figura 3: Manera correcta de coger el lápiz

Hay ocasiones en que aprender a escribir se vuelve un trabajo complicado. Esto puede deberse a varios factores.

Tipos de problemas en la escritura

Los problemas a la hora de escribir correctamente forman parte de las dificultades de aprendizaje con las que un niño puede encontrarse a lo largo de su desarrollo.

Concretamente nos encontramos con dos tipos de dificultades específicas en el aprendizaje de la escritura.

DIFICULTADES FISICAS DIFICULTADES PERCEPTIVAS
Realiza una presa o agarre ineficaz Se inclina mucho al escribir
Aprieta mucho al escribir No separa las palabras
No puede apretar nada Se confunde o mezcla mayusculas y minusculas
La letra es muy pequeña e ilegible Invierte algunas letras
Se inclina hacia un lado mientras escribe Omite letras
Se cansa muy rápidamente  
No sujeta el papel con la mano libre  





Cada niño tiene su proceso para aprender a escribir y sus ritmos. Pero, si tu hijo se salta alguna etapa, tiene problemas en su escritura o simplemente tienes dudas e inquietudes, te recomendamos consultar a un especialista en Terapia Ocupacional infantil para que te asesore.

«No importa qué tan despacio aprende un niño. Importa que no dejemos de apoyarle para que siga aprendiendo.»

Abrir chat